Relatos de prostitutas calle prostitutas madrid

relatos de prostitutas calle prostitutas madrid

Es lo que se espera de una joven como ella. Thuy se sube al coche. Es una mañana calurosa y el vehículo se detiene para que puedan refrescarse. Han pasado 36 meses y Thuy sigue siendo una muchacha joven y atractiva. De una belleza delicada. Su figura, moldeada por la finura de sus formas, luce tersa y lozana. Su rostro, huella de un pasado mestizo, resplandece en unos ojos melosos ocultos tras una media melena jaspeada por tonos rojizos.

Su cuerpo ha olvidado el cautiverio sexual. Su mirada no ha dejado de llorar desde entonces. Algo en ella se rompió aquella tarde de verano. Le robaron la inocencia. El derecho a soñar con un mundo perfecto. De hecho, pensaba que estaban hablando de un trabajo en la construcción. Después, las otras dos chicas vietnamitas que estaban en el brothel me explicaron de lo que estaban hablando en realidad. Tenía que trabajar como prostituta. Cuando Thuy se despertó aquella mañana de no sabía que sus días como estudiante responsable e hija ejemplar habían terminado.

Desayunó y charló con su madre antes de salir a la calle. Se encaminó a la dirección de la agencia de trabajo temporal donde había quedado con su amiga. Antes de entrar en la oficina, dos hombres, que decían representar a la agencia de empleo, le pidieron que los acompañara a comprar material para su nuevo puesto.

Durante el trayecto le explicarían en que consistiría. Adquirieron gorras, sombreros y otros utensilios. Cuando dieron las Me alejé unos metros, hasta una esquina.

Hablé con ella y le dije que no iría a casa a comer. Minutos después cogieron un taxi. Es aquí donde la memoria de Thuy se balancea entre el olvido y la conciencia suspendida. Le ofrecieron un plato de noodles y algo de agua para beber. Los dos hombres se volvieron a dirigir a ella. La condujeron a través de dos pasillos. Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado.

Aquella madrugada no había maridos para Thuy. Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes. Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio. La conversación apenas duró unos minutos. Tenía unos 30 años y hablaba en su idioma. Media hora después, otras dos jóvenes de origen vietnamita aparecieron en la vivienda. Fue entonces cuando la mujer se dirigió a Thuy: Normalmente, los brokers les permiten rechazar a uno o incluso dos pretendientes, pero después las amenazan: A Thuy la vendieron por 1.

Una cantidad ridícula para los miles de euros que sus captores obtuvieron prostituyéndola durante dos años. Todas fueron vendidas después a otros brothels. La mayoría de los clientes eran chinos. De hecho, hubiese preferido si te hubieses tumbado de espaldas y me hubieses dejado hacer mi trabajo. Podría haber ganado una medalla de oro por fingir. Fingía tanto, que la recepcionista casi se caía de la silla riéndose. Del lubricante y los condones. Si pensabas que pagabas por lealtad o charlar un rato, debes volver a pensar en ello.

No me interesaban tus excusas. O cuando ofrecías cualquier otra patética excusa para comprar sexo. Cuando pensabas que te entendía y que sentía simpatía hacia ti, era todo mentira. No sentía nada hacia ti excepto desprecio, y al mismo tiempo destruías algo dentro de mí. Plantabas las semillas de la duda. Cuando alababas mi apariencia, mi cuerpo o mis habilidades sexuales, era como si hubieses vomitado encima de mí.

Solo veías lo que confirmaba tu ilusión de una mujer sucia con un deseo sexual imparable. De hecho, nunca decías lo que pensabas que yo quería oír. En su lugar, decías lo que necesitabas oír. Lo decías porque era necesario para preservar la ilusión, y evitaba que tuvieses que pensar cómo había terminado donde estaba a los 20 años. Cuando una gota de sangre aparecía en el condón, no era porque me hubiese bajado el período. Y no, no me iba a casa después de que hubieses terminado. Seguía trabajando, diciéndole al siguiente cliente la misma historia que habías oído.

Estabas tan consumido por tu propia lujuria que un poco de sangre menstrual no te paraba. Lo mismo vale para esas veces que sonreías y decías que parecía que tenía 17 años. Estabas poniendo a prueba mi habilidad para decir que no. A veces no me quejaba lo suficiente, o simplemente lo ignoraba.

Las prostitutas existen porque eres un misógino, y porque solo te preocupan tus necesidades sexuales. Cuando finalmente te regañaba , y dejaba claro que no te iba a volver a tener como cliente si no respetabas las reglas, me insultabas a mí y mi papel como prostituta. Eras condescendiente, amenazador y maleducado. Cuando compras sexo, eso dice mucho sobre ti, de tu humanidad y tu sexualidad.

Para mí, es un signo de tu debilidad, incluso cuando lo confundes con una especie de enfermiza clase de poder y estatus. Crees que tienes derecho. Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad Documental 'Prostitución sin censura'. Cuando compras sexo, revelas que no has encontrado el corazón de tu sexualidad. Me das pena, de verdad. Eres tan mediocre que piensas que el sexo consiste en eyacular en la vagina de una extraña.

Qué hombre frustrado y lastimosos debes ser. Un hombre que expresa sus sentimientos a través de sus clímax, que no tiene la habilidad de verbalizarlos, sino que prefiere canalizarlos a través de sus genitales para librarse de ellos. Un hombre verdaderamente masculino nunca se degradaría pagando por sexo. Sé que dentro tienes una conciencia. Que te has preguntado en silencio si lo que hacías era ética y moralmente justificable.

También sé que defiendes tus acciones y probablemente piensas que me has tratado bien, que fuiste amable, nunca malvado y que no violaste mis límites.

Se llama evadir tu responsabilidad.

relatos de prostitutas calle prostitutas madrid

Esta mujer de treinta años es fruto de un matrimonio turco-colombiano. Llegó a Madrid en Nadie de su entorno sabe que ejerce como prostituta. La calle de la Montera, en pleno centro citadino, es su lugar de trabajo.

Para tirar gratis con un hombre cualquiera que ha conocido en una discoteca prefiere cobrar 25 euros por un servicio de diez minutos y así tener algo que llevar a su pequeño. De ese total hay que descontar cinco euros que paga en concepto de alquiler por la pieza. Estas habitaciones se encuentran en pisos ubicados en edificios de las calles aledañas a la Gran Vía, cerca de los lugares donde se paran y esperan a los clientes.

Husmeo en una de esas habitaciones como si fuera a comprar el piso y veo que es estrecha. Sobre una mesita hay un rollo de papel de cocina, un paquete de kleenex y una tira de preservativos. Para mis adentros me digo que no es la idea que tengo de un lugar acogedor. Y me acuerdo de las hogueras que prenden las chicas en la Colonia Marconi para entrar en calor en noches gélidas en las que también trabajan. La necesidad y el deseo no entienden de festivos y la ética se rige por otros valores.

Cada uno por sus propios medios se desviste. Al hombre no le permite que le bese en la boca ni en los pechos. Elisa, con ayuda de una servilleta evita que sus manos toquen el pene del cliente al ponerle el condón. Por lo visto, sus mujeres tienen un olfato tan fino que la sospecha nunca se va.

Por eso, Shirley dice que no usa perfume, porque delata a los clientes y no quiere perderlos. Ni abrigos que puedan soltar pelos y dejarlos en los asientos de los carros. Los caballeros tienen que seguir siendo maridos después de los encuentros con otras damas. Damas de la calle. Al otro lado del teléfono siento que Paula, de 41 años, tiene ganas de hablar. El intercambio de parejas, el voyerismo, el BDSM bondage, sadismo, sadomasoquismo, dominación, sumisión , el fetichismo y la coprofilia hacen parte de un abanico de fantasías escondidas.

Seis mil euros le puso sobre la mesa un chico a Paula para que llevara a cabo este servicio. Y comparte otra petición que le hicieron: No pierde la oportunidad para contar la vez aquella que un cliente le pidió que le atara bien fuerte los huevos y que le azotase con una fusta. Paula no pierde el buen humor, en cada cuento saca una sonrisa. Tampoco esperó a que su familia se enterara por un tercero y ella misma les contó que era prostituta.

La respuesta que le dio su hijo al respecto de la cuestión es una prueba del amor que hay entre ellos: Entonces yo pienso en mis prejuicios, que no son otra cosa que lagunas de ignorancia, acerca de la prostitución.

Paula ni se droga ni fuma ni toma. Shirley no es adicta a las drogas, pero sí las consume: Fuma para pasar la noche entre cliente y cliente. Muchas veces, estos centros acogían también durante el embarazo a mujeres que iban a dar a luz hijos ilegítimos en los hospitales había también salas para partos vergonzosos.

Desde un piso alquilado en la misma calle de Hortaleza, cerca del convento, sirvió a esos propósitos. Esta historia habla no sólo del prejuicio violento hacia la diversidad sexual, sino también de la vida dificultosa de las trabajadoras del sexo en aquel Madrid. Las cifras de la prostitución explotan en una capital de miseria en crecimiento. Es el destino de numerosas criadas, lavanderas o modistas.

En un Madrid que no era indutrial ni centro de comercio, los trabajos disponibles eran pocos y mal pagados, especialmente para las mujeres. A finales del XIX había unas mancebías en Madrid y Las prostitutas registradas podían vivir como huéspedes en las mancebías o ejercer libremente su trabajo.

Las descripciones que existen del transcurrir en los prostíbulos hacen pensar que la vida de aquellas pupilas era de auténtica esclavitud, y las condiciones en las que vivían, ninhumanas. Muchas de las calles del centro estaban ocupadas por estas casas de citas. Es en este punto cuando aparece la siniestra figura del chulo, personaje señero de los bajos fondos madrileños. Un vistazo a los nombres de los registros dan idea de que aquellas mujeres no se inscribían con sus nombres reales sino con los de guerra: La Minuto, La Cacharrito, muchas Floras, Palmiras, Raquel… Junto a estos aparecía la edad y los resultados de los reconocimientos médicos se habían de someter a dos cada semana.

En caso de enfermedad se las mandaba a la sala de venéreas del Hospital de San Juan de Dios. Darse de alta como prostituta reconocida era sencillo si se contaba con 25 años.. En España, a diferencia de otros países, no existió al frente un movimiento feminista fuerte, aunque sí algunos nombres señalados como el de Concepción Arenal. Tiempos de estraperlo, miseria y casas de citas.

Después de la contienda muchas fueron las mujeres de las clases trabajadoras que enviudaron y se vieron obligadas a prostituirse. A partir de esta fecha el destino de las prostitutas era el de que se las rapara la cabeza y se las confinara en celda. Los burdeles legales cerraron y aparecieron subterfugios como las barras americanas o las queridas con pisito para las nacientes clases acomodadas.

El debate entre la reglamentación y el abolicionismo sigue tan vivo como en los dos siglos anteriores entre las distintas corrientes del movimiento feminista.